Nuevo

Joe Rosenthal

Joe Rosenthal


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Joseph John Rosenthal nació en Washington el 9 de octubre de 1911. Sus padres eran inmigrantes de Rusia. Tenía un gran interés en la fotografía y, después de terminar la universidad, se unió a la Newspaper Enterprise Association en San Francisco antes de convertirse en fotógrafo del personal de la Examinador de San Francisco.

Al estallar la Segunda Guerra Mundial, Rosenthal solicitó unirse al ejército de los EE. UU. Como fotógrafo militar. Rechazado por su mala vista, Rosenthal finalmente fue enviado a cubrir la Guerra del Pacífico por Associated Press. En marzo de 1944 fotografió el progreso estadounidense hacia Japón, incluidas las invasiones de Guam, Nueva Guinea y Guadalcanal.

Rosenthal estaba en Iwo Jima y tomó algunas fotografías muy dramáticas de la invasión. El 23 de febrero de 1945, mientras estaba en la cima del monte Suribachi, Rosenthal tomó una de las fotografías más famosas de la guerra: el izamiento de la bandera en Iwo Jima. De los seis soldados, tres murieron en los próximos días.

El izamiento de la bandera en Iwo Jima se publicó en todo el mundo. Más tarde, Rosenthal fue acusado de organizar la fotografía. De hecho, esto no era cierto. "El 23 de febrero, habiendo capturado Surabachi, una pequeña colina volcánica y el punto más alto de la isla, algunos marines izaron una pequeña bandera en su cima. Fueron fotografiados por el sargento Louis Lowery para la revista marina Leatherneck. Rosenthal, habiendo hablado con Lowery, decidió tomar una foto de la bandera él mismo. Cuando llegó, encontró a los marines levantando una bandera más grande, unida a un poste tan pesado que se necesitaron seis hombres para colocarla en su lugar en un pequeño montículo de rocas. dentro del cráter del volcán y tomó la foto con su Speed ​​Graphic ".

Después de la guerra, Rosenthal se convirtió en fotógrafo jefe y gerente de Times Wide World Photos. Más tarde trabajó para el Crónica de San Francisco.

Joseph John Rosenthal murió el 20 de agosto de 2006.

La imagen del levantamiento de las barras y estrellas en la cima del monte Suribachi se publicó en todo el mundo. Fue tomada por un fotógrafo de Associated Press, Joe Rosenthal. Posteriormente se estableció que esta no era una fotografía del evento original. El primer izamiento de la bandera fue fotografiado por el sargento Louis R. Lowery, que trabaja para la revista de los Marines. Leatherneck. Mientras se llevaba a cabo la ceremonia, un superviviente japonés oculto arrojó dos granadas al grupo en la cima. La primera granada hizo estallar la bandera; el segundo cayó a los pies del fotógrafo. Lowery se zambulló por el lado empinado del volcán inactivo, rodando unos 50 pies antes de detenerse, se dislocó el costado y rompió sus cámaras. Más tarde, el mismo día, se organizó un segundo izamiento de la bandera, utilizando una bandera más grande. Esta vez Rosenthal tomó una imagen mucho más poderosa y cuidadosamente elaborada. Fue esta segunda foto, no la tomada por Lowery, que también se conservó, la que ganó la fama.

Al principio nadie se dio cuenta del subterfugio. La foto fue tomada en su valor nominal, como una muy buena pieza de fotoperiodismo. Sin embargo, cuando se reveló que de hecho no era la imagen del izamiento de la bandera original, surgió una discusión sobre su autenticidad. Si se considera una falsificación, sin duda, estamos emocionalmente dispuestos a ver la imagen con menos interés y entusiasmo. Pero no pretendía engañar al público, ni creo que el propio fotógrafo perpetró el mito de la imagen de ninguna manera. Fue una reconstrucción genuina de un evento real, principalmente ocasionado por la creencia de que la imagen original se había perdido.

De todas las miles de imágenes de noticias publicadas en la prensa estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial, ninguna fue más conocida, más celebrada y reproducida con más frecuencia que su foto ganadora del Premio Pulitzer de seis soldados cansados ​​de la batalla esforzándose por izar la bandera estadounidense en Iwo. Monte Suribachi de Jima el 23 de febrero de 1945.

Brillantemente compuesta, esta imagen poseía todos los elementos que una fotografía de guerra podría desear: un sentido dramático de acción, claridad escultórica y patriotismo heroico. Cuando la fotografía llegó a los Estados Unidos, solo se necesitó una mirada por parte de los editores para decirles que aquí había una imagen que valía la pena destacar.

Detrás de la imagen de Rosenthal hay una historia cargada de ironías. Para empezar, cuando Rosenthal recordó los once días que llevaba grabando la batalla por Iwo Jima, no era esa imagen por la que tenía el mayor cariño profesional. Más bien fue una tomada en las primeras horas de la invasión. Aterrizando en las playas de la isla pisándole los talones a la primera oleada de marines, Rosenthal se había encontrado, como los hombres armados que lo rodeaban, esquivando una fuerte andanada de fuego enemigo. Buscando oportunidades para tomar fotografías sin dejar de ser consciente de la necesidad de encontrar un refugio, se lanzó de un cráter de caparazón a cráter de caparazón cuando vio los cuerpos de dos marines muertos. En ese momento, concibió la idea de una fotografía destinada a evocar la esencia de lo que estaba presenciando. Por lo tanto, enfocando los cuerpos de los dos hombres caídos en el foco de su cámara, esperó a que un marine que avanzara apareciera a la vista, y cuando uno lo hizo, tomó una foto que, en su opinión al menos, encarnaba los "ingredientes honestos" de de qué se trataba la historia de Iwo Jima en sus primeras fases: los muertos allanando el camino para que los vivos pudieran seguirlos.

A pesar de la previsión que se puso en la imagen de la playa, la imagen resultante no parecía artificial, que es probablemente una de las principales razones por las que Rosenthal se enorgullecía especialmente de ella. Por otro lado, su imagen del izado de la bandera en el monte Suribachi cuatro días después, que, en su perfección compositiva, parecía artificial y llevó a algunos a conjeturar que tenía que haber sido planteada con cuidado.

El izamiento de la bandera estadounidense sobre el monte Surabachi, en la isla japonesa de Iwo Jima, es una de las mejores fotografías de guerra del mundo, y quizás la imagen más heroica de la historia estadounidense. La foto, de cinco infantes de marina y un miembro del cuerpo de la marina levantando el poste sobre un paisaje marcado por la batalla, fue tomada por Joe Rosenthal, quien murió a los 94 años y era fotógrafo de combate solo porque había sido rechazado por el ejército debido a su vista. fue tan malo.

Recortada para obtener un efecto dramático de la vista original, más panorámica, la imagen se convirtió en una sensación inmediata. Su impulso dinámico parecía simbolizar la inevitable victoria en el Pacífico para una nación cansada de guerra.

Le ganó a Rosenthal un premio Pulitzer, se usó en carteles de reclutamiento y se emitió como un sello, aunque la ley estadounidense prohíbe las imágenes de personas vivas en los sellos. Tres de los infantes de marina habían muerto más tarde en los combates de Iwo Jima; los tres supervivientes fueron traídos de regreso a Estados Unidos, festejados como héroes y utilizados como foco de una campaña de bonos de guerra inmensamente exitosa. Recrearon el levantamiento como parte de la película de John Wayne de 1949, Sands Of Iwo Jima, y ​​su imagen se convirtió en el modelo para el monumento del Cuerpo de Marines en el Cementerio Nacional de Arlington ...

Rosenthal a menudo tuvo que enfrentar acusaciones de que él había montado la fotografía, pero surgieron de un malentendido. Había aterrizado con los marines en el asalto original el 19 de febrero de 1945. El 23 de febrero, habiendo capturado Surabachi, una pequeña colina volcánica y el punto más alto de la isla, algunos marines izaron una pequeña bandera en su cima. Fueron fotografiados por el sargento Louis Lowery para la revista marina Leatherneck.

Rosenthal, habiendo hablado con Lowery, decidió hacer una foto de la bandera él mismo. Entró justo dentro del cráter del volcán y tomó la foto con su gráfico de velocidad. Rosenthal nunca afirmó que este fuera el momento original del combate, pero la imagen en sí no fue ni posada ni puesta en escena. Sin embargo, significaba que la foto de Lowery sería olvidada.


Joe Rosenthal

Rosenthal nació el 9 de octubre de 1911 en Washington D.C. de inmigrantes judíos rusos. Durante la Gran Depresión, viajó a San Francisco para vivir con su hermano y buscar trabajo. Desarrolló un interés en la fotografía, y su afición pronto lo llevó a trabajar como reportero fotógrafo para la Newspaper Enterprise Association.

Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, Rosenthal solicitó unirse al Ejército de los Estados Unidos como fotógrafo militar. Fue rechazado por los militares debido a su mala vista, pero finalmente fue asignado por Associated Press para cubrir la guerra en el Pacífico. Rápidamente se distinguió como un destacado fotógrafo de campo de batalla en escenarios como Nueva Guinea, Guam y Angaur antes de aterrizar en Iwo Jima con la primera oleada de marines el 19 de febrero de 1945.

Rosenthal usó su voluminoso Speed ​​Graphic, la cámara estándar para los fotógrafos de prensa de la época, para grabar fotos dramáticas del desembarco en la playa mientras esquivaba el fuego enemigo junto a las tropas. Cuatro días después, tras sufrir terribles pérdidas en el campo de batalla, se envió un pelotón de 40 hombres para asegurar el monte Suribachi, un volcán y bastión japonés situado en el extremo sur de la isla. Al llegar a la cima, se izó una pequeña bandera estadounidense, la primera bandera extranjera que ondeó sobre suelo japonés. El evento histórico fue documentado por el sargento. Lou Lowery, quien tomó fotos de los hombres, posadas y descubiertas, de los hombres y la bandera para la revista Leatherneck mientras miles de marines y miembros del cuerpo de la Marina vitoreaban desde abajo.

Rosenthal se había enterado de que se iba a izar una bandera en Suribachi, pero él y otros dos fotógrafos llegaron demasiado tarde para registrar el evento. Al llegar a la cima, sin embargo, vieron que una segunda bandera mucho más grande estaba a punto de ser izada. Como solo medía cinco pies y cinco pulgadas de alto, Rosenthal apiló piedras y una bolsa de arena para pararse a fin de mejorar el ángulo de disparo desde su punto de vista. Usando una velocidad de obturación de 1/400 y una apertura de aproximadamente f.11, Rosenthal fotografió a los seis infantes de marina y un miembro del cuerpo de la Armada luchando por plantar la enorme bandera en el suelo rocoso. Inseguro de haber grabado una imagen utilizable, luego posó los izado de banderas, agrupados bajo la bandera en lo que Rosenthal describió como una imagen "entusiasta". A excepción de los tres fotógrafos y los hombres que habían izado la segunda bandera, pocos prestaron atención al proceso. En opinión de los hombres en el campo de batalla, el primer izamiento de la bandera fue históricamente significativo, no el reemplazo, y la batalla por el control de la isla continuó.

Comparta la historia con el mundo en IPHF.

Rosenthal regresó a la nave de mando y, como de costumbre, escribió títulos para las fotos que había tomado ese día. Para las fotos de izar la bandera, escribió: “En la cima de Suribachi Yama de 550 pies, el volcán en el extremo suroeste de Iwo Jima, los infantes de marina del Segundo Batallón, Regimiento 28, Quinta División, izan las Barras y Estrellas, señalando la captura de este posición clave." Luego, la película fue enviada al centro de prensa militar en Guam, donde fue procesada, editada y transmitida por radio al continente. Llegó a tiempo para aparecer en las portadas de los periódicos dominicales de todo el país. Rápidamente le enviaron una nota de felicitación desde la sede de Associated Press en Nueva York, pero inicialmente Rosenthal no tenía idea de cuál de sus fotografías había creado tal sensación. Simplemente asumió que era la imagen "gung-ho" posada, y cuando alguien le preguntó si la foto había sido posada, respondió: "Claro".

La fotografía apareció casi de inmediato en los escaparates de las tiendas minoristas, cines, bancos, fábricas, estaciones de ferrocarril y vallas publicitarias. A los hombres que izaron la bandera en la fotografía de Rosenthal se les ordenó regresar a casa y fueron tratados con una bienvenida de héroe, pero solo tres habían sobrevivido. El presidente Franklin Roosevelt hizo de la fotografía el tema de la gira Seventh War Bond Tour, que recaudó $ 26 mil millones para el Tesoro de Estados Unidos, más que cualquier otra gira de bonos. Solo cinco meses después del izamiento de la bandera, se emitió un sello conmemorativo de la fotografía, a pesar de que la ley estadounidense prohíbe las imágenes de personas vivas en los sellos. La fotografía ganó el Premio Pulitzer en 1945 y fue el modelo para el Monumento a la Guerra del Cuerpo de Marines de bronce de 110 pies de altura en Arlington, Virginia. La fotografía de Lowery, junto con los hombres que izaron la primera bandera, fueron prácticamente olvidados. Las últimas bajas estadounidenses de la batalla se registraron como 6.621 muertos y más de 19.000 heridos.

Después de la guerra, Rosenthal se unió al San Francisco Chronicle, donde trabajó durante 35 años antes de jubilarse en 1981. Rosenthal fue nombrado infante de marina honorario en 1996 por el entonces comandante de la Infantería de Marina, general Charles C. Krulak. Los reporteros lo entrevistaron extensamente después del 11 de septiembre de 2001, cuando se tomó una fotografía similar a la de Rosenthal que mostraba el izado de la bandera por tres bomberos en el World Trade Center.

A lo largo de su vida, Rosenthal continuó luchando contra el rumor de que de alguna manera organizó la imagen de izar la bandera o tergiversó la foto como la primera izada de la bandera. En repetidas ocasiones explicó que posó solo la fotografía "gung-ho" y negó cualquier engaño de su parte. La mayoría de la evidencia histórica disponible apoya sus afirmaciones. Eddie Adams, otro ex fotógrafo de AP, explicó: “Tiene todos los elementos ... Tiene todo. Es perfecto: la posición, el lenguaje corporal ... No podrías configurar nada como esto, es tan perfecto ".

A pesar de la fama que vino con la fotografía, Rosenthal ganó poco dinero con ella. Recibió un bono de $ 4,200 en bonos de guerra de la AP, un premio de $ 1,000 de una revista de cámaras y alrededor de $ 700 por algunas entrevistas de radio. Su nombre no aparece en la estatua del Cuerpo de Marines hasta 1982.

Tras su muerte en 2006 a la edad de 94 años, la Infantería de Marina le otorgó el Premio al Servicio Público Distinguido del Departamento de la Marina. La película de Hollywood Flags of Our Fathers relata la historia detrás de la fotografía y su impacto en seis hombres, un fotógrafo y una nación entera.


¿Se puso en escena esta icónica foto de la Segunda Guerra Mundial? Aquí está la heroica historia real.

La inspiradora imagen levantó el ánimo de una nación y levantó sospechas de que era demasiado buena para ser verdad.

El 23 de febrero de 1945, seis infantes de marina de los EE. UU. Colocaron una bandera estadounidense en lo alto de una colina devastada por la batalla en la isla de Iwo Jima, un bastión japonés ferozmente defendido. El fotógrafo Joe Rosenthal tuvo suerte y capturó el momento en una única imagen inmortal. En cuestión de semanas, la fotografía se convirtió en el tema de la séptima campaña de bonos de guerra del gobierno de Estados Unidos. Un sello postal llevaba la imagen. La escena se ha recreado varias veces en la pantalla.

Más perdurable, quizás, una escultura monumental del izamiento de la bandera, basada enteramente en la foto de Associated Press de Rosenthal, hace guardia sobre el río Potomac frente a Washington, D.C.

Y todo se debe a que Rosenthal giró su voluminosa cámara Graflex 4x5 en la dirección correcta en la fracción de segundo correcta y tomó la foto, sin siquiera mirar por el visor.

La foto resultante es tan perfecta, al capturar un momento esencial, al representar el coraje y la camaradería de los combatientes, al cumplir virtualmente con todos los estándares consagrados de composición artística, que durante el resto de su vida, Rosenthal tuvo que refutar las acusaciones de que él configurar todo.

De hecho, ese día, cinco días después de una de las batallas más sangrientas de la Guerra del Pacífico, Rosenthal solo tenía una cosa en mente mientras trepaba por la pedregosa pendiente volcánica. "A medida que el camino se hacía más empinado", dijo más tarde, "comencé a preguntarme y esperar que valiera la pena el esfuerzo".

Lo fue, a pesar de que Rosenthal apareció demasiado tarde, pero justo a tiempo.

Antes de llegar a la cima del cono volcánico de 554 pies del monte Suribachi, un equipo de marines ya había izado una pequeña bandera estadounidense. El sargento Louis Lowery, fotógrafo de la Marina, captó el momento en que se erigió el mástil improvisado, pero la vista de esa bandera provocó una andanada de fuego de las tropas japonesas. Mientras se sumergía para cubrirse, Lowery rompió su cámara, por lo que se dirigió colina abajo para conseguir nuevo equipo. En el camino se encontró con Rosenthal, todavía luchando por llegar a la cima, y ​​le dio la mala noticia: la bandera ya estaba izada.

Aún así, Rosenthal siguió adelante, con la esperanza de conseguir buenos tiros desde la cima. Cuando llegó allí, notó que un equipo de marines se preparaba para izar una segunda bandera más grande, por orden de los jefes de marina, que querían que fuera visible desde toda la isla.

Los fotógrafos de guerra casi nunca tienen una segunda oportunidad en las grandes tomas, pero Rosenthal sabía que tenía una aquí. Ahora estaba en una carrera contrarreloj, tratando de obtener un buen punto de vista en los segundos antes de que se izara la segunda bandera. Frenéticamente, el fotógrafo de metro setenta y cinco amontonó algunos sacos de arena para pararse.

"No estoy en tu camino, Joe, ¿verdad?" preguntó un camarógrafo de cine en la escena. Rosenthal se volvió para mirarlo y estuvo a punto de perder el tiro del siglo.

El ejército de los Estados Unidos había rechazado a Rosenthal como fotógrafo porque tenía problemas de vista. Pero son los reflejos los que hacen a un fotógrafo de guerra, y los de Rosenthal eran felinos. Por el rabillo del ojo vio a los marines levantando la bandera ondeando. En un movimiento se volvió, levantó la cámara, hizo clic en su único disparo y dejó el resto al destino.

Reflejos o no, Rosenthal no podía estar seguro de haber tenido su oportunidad. La película de su cámara se enviaría en avión a Guam para su procesamiento y luego se enviaría a través de un equipo de telefoto a sus editores en San Francisco.

Como seguro, Rosenthal consiguió que 16 infantes de marina y dos miembros del cuerpo de la Armada posaran triunfalmente alrededor de la bandera. Entre ellos estaba Ira Hayes, un nativo americano Pima que también estuvo en la icónica primera toma. (Es el infante de marina del extremo izquierdo cuyas manos acaban de soltar el asta de la bandera).


La historia detrás de los dos izamientos de banderas en la batalla de Iwo Jima

Joe Rosenthal se perdió el momento en que los marines de los Estados Unidos izaron por primera vez la bandera estadounidense sobre el monte Suribachi durante la batalla de Iwo Jima. El fotógrafo de Associated Press todavía estaba subiendo la montaña en ese momento.

Pero cuando los marines izaron otra bandera, él estaba allí para capturar la imagen de todas las edades. Y pasaría el resto de la guerra discutiendo sobre si había organizado el segundo levantamiento.

La lucha en Iwo Jima duró 36 días, pero los marines solo tardaron cinco días en llegar a la cima del punto más alto de la isla de ocho millas cuadradas, el monte Suribachi. Casi desde el principio, la lucha fue brutal. Japón tuvo un año para reforzar la isla con túneles excavados en la ladera de la montaña, posiciones ocultas de artillería y una red de búnkeres reforzados.

Los bombardeos aliados y los bombardeos navales no pudieron hacer nada para suavizar las defensas de la isla para los marines atacantes. Cuando aterrizaron, se enfrentaban a toda la fuerza de sus defensores japoneses, que estaban dispuestos a luchar a muerte por cada centímetro de roca volcánica.

Entonces, cuando los marines coronaron Suribachi y plantaron la primera bandera, fue una gran bendición para los marines que luchaban abajo y los marineros en alta mar. Los barcos tocaron sus cuernos cuando vieron la bandera. Los disparos y vítores estallaron de los marineros, infantes de marina y guardacostas que luchaban abajo.

También estallaron disparos de los soldados japoneses, que vieron la bandera como un nuevo objetivo en la cima del pico más alto de la isla. Después de que se izó la bandera, una lluvia de balas rodeó a los marines en el monte Suribachi.

El Sargento de Marina. Louis Lowery de Leatherneck Magazine estaba allí para capturar el primer levantamiento, pero tuvo que sumergirse para cubrirse cuando el enemigo comenzó a disparar. Su cámara se rompió en el otoño y tuvo que volver a bajar de la montaña para conseguir equipo nuevo. De camino a la parte trasera, pasó junto a Rosenthal y su cámara Graflex 4x5. El representante de AP estaba a punto de conseguir algo que pocos fotógrafos de guerra hicieron: una segunda oportunidad para capturar el momento.

Cuando Rosenthal llegó a la cima, la primera bandera todavía estaba allí. Como cualquier buen fotógrafo, esperó para ver qué venía después. No tuvo que esperar mucho.

Después de ver cómo respondieron las tropas estadounidenses al izar la primera bandera, el teniente coronel del Cuerpo de Marines Chandler Johnson ordenó que se izara una bandera nueva y más grande sobre el campo de batalla. Esta bandera de 96x56 pulgadas sería una que podría verse en toda la isla.

Rosenthal estuvo presente para este izamiento de la bandera. Pero también casi se pierde el segundo momento.

Sargento de Marina. William Genaust estaba filmando el momento y le preguntó a Rosenthal si se interponía en su camino. El fotógrafo de AP se volvió para mirar a Genaust y se dio cuenta de que los marines estaban izando la bandera.

Tuvo que tomar la foto ahora icónica sin mirar por el visor. Su siguiente toma fue una foto de grupo de 16 infantes de marina y dos miembros del cuerpo de la Armada alrededor de la bandera levantada.

"Por el rabillo del ojo, había visto a los hombres enarbolar la bandera", dijo más tarde a la revista Colliers. "Moví mi cámara y filmé la escena. Así es como se tomó la foto, y cuando tomas una foto como esa, no sales diciendo que obtuviste una gran toma. No lo sabes".

Rosenthal envió la foto para ser procesada en Guam, donde fue enviada rápidamente a The Associated Press en Nueva York. A las 17 horas del izamiento de la bandera, la foto apareció en los cables de noticias y en el escritorio del presidente Franklin D. Roosevelt.

Ganaría un premio Pulitzer de fotografía en 1945 y se convirtió en un símbolo del espíritu perdurable de los marines de los Estados Unidos.


La historia detrás del izamiento de la bandera en Iwo Jima por Joe Rosenthal (1945)

¿Qué hay de los fanáticos de la fotografía? Soy Martin del canal All about Street Photography y hoy quiero hablar sobre una foto muy famosa tomada por Joe Rosenthal, una foto que representó un símbolo de unidad en la Segunda Guerra Mundial y que le valió un premio Pulitzer. Echemos un vistazo al izado de bandera en Iwo Jima.

La imagen que estamos viendo se llama Flag izada en Iwo Jima y fue tomada por Joe Rosenthal (que trabajaba para The Associated Press en ese momento). Fue tomada en 1945 en una pequeña pero importante isla japonesa en el Océano Pacífico cinco días después de que los marines desembarcaran allí. La isla era importante ya que las tropas de los Estados Unidos la necesitaban como base aérea, ya que era un terreno estratégico a 750 millas al sur de Tokio. Joe Rosenthal acaba de llegar a la cima del monte Suribachi, el punto más alto de la isla, cuando un grupo de marines estadounidenses después de intensos combates acaban de izar una bandera de los Estados Unidos. La bandera, sin embargo, era demasiado pequeña, por lo que decidieron reemplazarla por una más grande, para que pudiera verse desde distancias mucho mayores para levantar la moral de los soldados y desmoralizar a los enemigos. Se asignaron seis infantes de marina para izar la bandera más grande.

Así que Rosenthal se posicionó para tener un mejor encuadre para el acto de izar la bandera con su gran cámara Speed ​​Graphic, que en realidad era estándar para los fotógrafos de prensa en ese momento. Estuvo allí con un fotógrafo marino, el sargento. Bill Genaust, que tenía una cámara de cine y estaba junto a Rosenthal cuando se izó la bandera. Rosenthal tomó una de las fotografías más emblemáticas de la Segunda Guerra Mundial.

Izado de bandera en Iwo Jima por Joe Rosenthal (1945)

“Por el rabillo del ojo, había visto a los hombres enarbolar la bandera. Balanceé mi cámara y filmé la escena. Así es como se tomó la foto, y cuando tomas una foto como esa, no sales diciendo que obtuviste una gran foto. No lo sabes ". - Joe Rosenthal

Joe Rosenthal (1911 - 2006)

Se publicó 2 días después en todo Estados Unidos y la foto se convirtió en una de las imágenes más reeditadas y reconocibles. Más tarde, Rosenthal recordó que no se dio cuenta de que la foto que acababa de tomar era algo especial hasta que comenzó a recibir felicitaciones e incluso entonces no estaba seguro de cuál era. Millones de personas vieron la imagen casi una semana antes que él.

También fue replicado en una escultura en el Memorial de Guerra del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos. El Departamento de Correos eligió Flag izada en Iwo Jima para honrar al Cuerpo de Marines de los Estados Unidos en un sello postal, la bandera en sí todavía existe y se exhibe en el museo nacional del Cuerpo de Marines. Sargento. Bill Genaust y 3 de las tropas que izaron la bandera más tarde, lamentablemente, murieron en el combate.

También hay una película dirigida por Clint Eastwood basada en un libro escrito por James Bradley, el hijo de uno de los abanderados. Déjame saber si has visto esa película y qué piensas al respecto. Rosenthal recibió el premio Pulitzer en 1945 y la foto fue seleccionada entre los 100 mejores ejemplos de periodismo en 1999 por la Universidad de Nueva York. Rosenthal siempre negó que el segundo izamiento de la bandera fuera organizado para él. Explicó que probablemente habría arruinado la foto si hubiera intentado organizarla eligiendo menos hombres y asegurándose de que se pudieran ver sus caras. La controversia comenzó porque Rosenthal en realidad montó una foto con la bandera. Pero fue después de que la bandera ya estaba levantada una foto diferente donde los marines posaron frente a la bandera. Cuando se le preguntó si la foto fue puesta en escena, respondió que estaba pensando en la otra foto. Cuando se dio cuenta de la foto en cuestión, ya era demasiado tarde y el daño estaba hecho. Se llevó a cabo una reunión especial en Washington entre oficiales militares, editores de Life y AP para resolver la controversia de una vez para siempre. Al final, llegó a la conclusión de que la imagen no estaba posada.


Hace 70 años, Joe Rosenthal tomó una de las mejores fotografías de la historia de EE. UU.


En esta foto de archivo del 23 de febrero de 1945, los marines estadounidenses del 28 ° Regimiento, 5ta División, izan una bandera estadounidense en lo alto del monte Suribachi, Iwo Jima. (Joe Rosenthal / AP)

En medio de la batalla, Joe Rosenthal construyó una pequeña plataforma de piedras y sacos de arena en la cima del monte Suribachi para obtener un mejor ángulo de cámara.

Abajo, los marines estadounidenses habían estado luchando contra los japoneses por el control de la isla de Iwo Jima durante cinco días.

Y el 23 de febrero de 1945, cinco infantes de marina y un miembro del cuerpo de la Armada estaban a punto de izar una gran bandera en la parte superior de Suribachi para demostrar que los estadounidenses tenían la ventaja.

Rosenthal era un fotógrafo de guerra de Associated Press de 33 años que nació en Washington. Llevaba gafas y un bigote recortado y fumaba con una boquilla. Medía 5 pies 5 pulgadas.

Había llegado a tierra cuatro días antes y había subido la montaña con su cámara Speed ​​Graphic cuando vio una pequeña bandera estadounidense ondeando desde lo alto.

"¿Qué están haciendo, muchachos?" dijo cuando llegó allí, según una entrevista publicada en el sitio web del Newseum.

Los infantes de marina dijeron que se les había ordenado izar una bandera más grande que se pudiera ver mejor.

Mientras Rosenthal subía a su plataforma casera para captar el momento, un camarógrafo de cine de la Marina, Bill Genaust, se colocó a su lado. "No estoy en tu camino, ¿verdad, Joe?" Rosenthal dijo que Genaust le preguntó.

"No, está bien", dijo Rosenthal, y de repente, al ver la bandera, gritó: "¡Oye, ahí va, Bill!"

"Me acerqué el gráfico a la cara y lo sostuve", dijo Rosenthal. "Solo podía esperar que saliera de la forma en que lo miré en el buscador".

En esa fracción de segundo, Rosenthal, quien murió en 2006, tomó una de las mejores fotografías de la Segunda Guerra Mundial, hace 70 años.

La Batalla de Iwo Jima continuó durante varias semanas más allá del día de la foto. Se cobró la vida de unos 20.000 japoneses y casi 7.000 estadounidenses, incluidos Genaust y tres de los que izaron banderas.


¿Quién era Joe Rosenthal?

Nacido en 1911 en Washington, Rosenthal se convirtió en fotógrafo y reportero del San Francisco News en 1932. Se unió al personal de Associated Press en 1941 y en marzo de 1944 fue asignado para cubrir la flota del Pacífico.

Hal Buell, director de fotografía retirado de Associated Press, escribió una biografía de Rosenthal.

Medía alrededor de 5 pies y 5 pulgadas de alto y fumaba cigarrillos en una boquilla como el presidente Franklin Roosevelt, dijo Buell en una entrevista.

"Como hombre, era callado, hablaba suavemente", dijo Buell. & ldquoSi ibas a reunirte con un grupo de fotógrafos de combate de guerra & mdash, él no encajaba en el modelo de narrador y espadachín. & rdquo

La foto del izamiento de la bandera estuvo disponible para los periódicos de Estados Unidos 17 horas y media después de su toma. Su publicación causó sensación, y Roosevelt ordenó que los seis hombres fueran identificados y llevados a Washington cuando terminara la lucha.

Buell escribió sobre Rosenthal para Connecting, un boletín preparado por jubilados de AP, en el número del viernes.

"Estamos a principios de marzo", escribió Buell. & ldquoJoe Rosenthal llega a Guam, una escala mientras se dirigía a Hawai para hacer los preparativos para la invasión de Okinawa. Es allí, en Guam, donde ve por primera vez sus fotos de Suribachi. Los compañeros corresponsales ofrecen felicitaciones. Se pasa una hoja impresa de la foto de Gung Ho. - ¿Lo planteaste, Joe? Él dice que lo hizo. Luego viene una hoja en forma de lágrima de la imagen del izamiento de la bandera. '¿Qué hay sobre eso?' No, no posó ESE. Sin embargo, no es una mala foto, dice Joe. modestamente. & rdquo

La foto de Gung Ho muestra a 17 infantes de marina levantando rifles y cascos después de izar la bandera. La confusión sobre lo que Rosenthal quiso decir & mdash y las preguntas planteadas por un fotógrafo que capturó la primera izada de la bandera y sabía que Rosenthal no estaba presente en ese momento & mdash se convirtieron en un informe de radio de que la foto de izada de la bandera fue puesta en escena.

La película tomada en el momento del segundo levantamiento demostró que no lo era, escribió Buell. Y Rosenthal fue traído a Nueva York por AP, no para acallar los rumores, sino para recibir un bono de un año de pago y para realizar una gira por la séptima campaña de venta de bonos de guerra, con su foto como logotipo de drive & rsquos.

La logística de capturar la imagen para hacerla disponible de una batalla encarnizada a los periódicos de todo Estados Unidos en un período de tiempo tan corto fue un logro notable en sí mismo.

La cámara que llevaba Rosenthal tenía un paquete de película que permitía 12 exposiciones antes de recargar. Mover cada cuadro a su posición tomó de dos a tres segundos, dijo Buell. Si hubiera estado entre fotos en el instante en que se levantó el poste, no habría sido posible.

Luego, Rosenthal bajó la montaña, tomó un viaje al USS El Dorado, el barco de comando de invasión, y empacó su película para un viaje en un avión anfibio a Guam al Wartime Still Picture Pool.

Allí, se reveló la foto y Jack Bodkin, un editor de fotos de AP que se había alistado en la Marina y había sido asignado para administrar el grupo, estaba mirando la película entrante.

& ldquoSacó el marco de la ceniza, lo puso delante de una caja de luz con el agua aún saliendo por el costado, dijo, & lsquoHere & rsquos one for all time, & rsquo & rdquo Buell.

La foto fue transmitida a San Francisco por RCA, luego a AP como un negativo fotográfico de radio, y se realizó una impresión. La impresión se distribuyó a todos los servicios de noticias que eran miembros del grupo y llegó a tiempo para aparecer en las portadas de los periódicos el domingo 25 de febrero de 1945.

Después de la guerra, Rosenthal trabajó para Times World Wide Photos antes de unirse al San Francisco Chronicle, donde trabajó hasta su jubilación en 1981. En 1996, fue nombrado infante de marina honorario.

Rosenthal murió en 2006. Para mantener viva su memoria, en 2017 la Asociación de Corresponsales de Combate del USMC le pidió a la Marina que le pusiera su nombre a un barco de combate.


JOE ROSENTHAL: 1911-2006 / La foto fue su fama - su orgullo 'My Marines' / La imagen de la bandera ondeando en Iwo Jima fue extraordinaria

1 de 9 ** ARCHIVO ** En una foto de archivo, los marines estadounidenses del 28 ° Regimiento de la Quinta División izan la bandera estadounidense en la cima del monte Suribachi, Iwo Jima, el 23 de febrero de 1945. Joe Rosenthal, quien ganó un premio Pulitzer por su imagen inmortal de seis militares de la Segunda Guerra Mundial levantando una bandera estadounidense sobre Iwo Jima, que sufrió cicatrices de batalla, murió el domingo. He was 94. (AP Photo/Joe Rosenthal) JOE ROSENTHAL Show More Show Less

2 of 9 Chronicle phtographer Joe Rosenthal, who won a Pulitzer for his famous Iwo Jima flag raising photo in 1945. Photo credit: Associated Press Associated Press Show More Show Less

4 of 9 ** FILE ** President Truman is presented with a bronze statue modelled after Associated Press photographer Joe Rosenthal's photo of US marines raising the American flag on Mt. Suribachi, Iwo Jima, at the White House, in this June 4, 1945 file photo. From left, Truman, statue sculptor Felix de Weldon, and AP photographer Joe Rosenthal. De Weldon died Tuesday June 3, 2003 of natural causes. He was 96. (AP Photo/File) Show More Show Less

Joe DiMaggio and Marilyn Monroe arrive back in San Francisco on January 24, 1954. They had just returned fromHawaii where they spent their honeymoon. San Francisco Chronicle Photo by Joe Rosenthal

7 of 9 San Francisco Giants Parade down Market St. in front of the Palace Hotel. San Francisco well wishers crowd the corner of Market and Montgomery St. to welcome the Giants to San Francisco. Photo by Joe Rosenthal JOE ROSENTHAL Show More Show Less

8 of 9 ** FILE ** In a file photo with the Iwo Jima Memorial in the background, Pulitzer Prize winning photographer Joe Rosenthal poses for photographers Wednesday, June 28, 1995 in Arlington, Va., during a ceremony honoring photographers who lost their lives covering military conflicts around the world. Rosenthal won a Pulitzer Prize for making the photo that the Iwo Jima Memorial is modeled after. Rosenthal died Sunday, Aug. 20, 2006. He was 94. (AP Photo/Doug Mills) DOUG MILLS Show More Show Less

Retired Chronicle photographer Joe Rosenthal, who won the Pulitzer Prize and international acclaim for his soul-stirring picture of the World War II flag-raising on Iwo Jima, died Sunday in Novato.

Rosenthal, 94, retired from The Chronicle in 1981 after a distinguished 35-year career and many professional honors, but the flag-raising picture was his masterpiece for which he will always be remembered.

The Pulitzer Committee in 1945 described the photo as "depicting one of the war's great moments," a "frozen flash of history."

Rosenthal, born Oct. 9, 1911, in Washington, D.C., was found dead at about 10:45 a.m. in his bed at his home in the Atria Tamalpais Creek assisted living center.

He was a 33-year-old Associated Press photographer on Feb. 23, 1945, when he captured the black-and-white image of five battle-weary Marines and a Navy corpsman struggling to raise a flag atop Mount Suribachi on Iwo Jima.

He took the picture on the fifth day of the furious 36-day battle that left 6,621 American dead and 19,217 wounded. All but 1,083 of the 22,000 dug-in Japanese defenders were killed before the island was secured.

It was of that battle -- one of the bloodiest in Marine Corps history -- that Adm. Chester Nimitz, World War II commander of the Pacific fleet, said: "Among the Americans who served on Iwo Island, uncommon valor was a common virtue."

Wartime Navy Secretary James Forrestal said of Rosenthal: "He was as gallant as the men going up that hill."

The photo was an instant classic and is the best-known combat photo of World War II, and perhaps the most famous photograph ever taken.

The image is still regarded as a symbol of the fighting spirit of the Marine Corps.

Even more than half a century later, Rosenthal's picture retains its emotional power as a work of art as well as a patriotic icon. It has been reproduced on postage stamps, calendars, newspapers, magazines and countless posters. The picture was used as an inspirational symbol for a War Bond drive in 1945 that raised $26.3 billion.

The flag-raising picture was the model for the gigantic bronze Marine Corps Memorial in Arlington, Va., which stands 110 feet tall from base to flag top and weighs more than 100 tons.

The photo was so dramatic and perfectly composed that some believed Rosenthal must have posed the figures.

"No," Rosenthal told a friend in recent years. "It was not posed. I gave no signal and didn't set it up. I just got every break a photographer could have wished for. If I set it up I probably would have ruined the shot. I was lucky."

But it was the luck of a fearless photographer who went into the thick of battle "to get where the action is, where pictures happen themselves, and all I had to do is point the camera," as he said, with typical modesty.

Unable to serve in the military because of bad eyesight that plagued him until his death, Rosenthal shot World War II as a combat photographer, first with the merchant marine and later as an Associated Press correspondent.

Few veterans of the war saw as much action, close-up, as Rosenthal. He crossed the North Atlantic in a convoy of Liberty ships that was attacked by German U-boats. He was in London during the Blitz.

He photographed Gen. Douglas MacArthur's Army fighting in the jungles of New Guinea. He cruised into battle in the South Pacific aboard a cruiser, a battleship and an aircraft carrier. He flew with Navy dive-bombers attacking enemy targets in the Japanese-occupied Philippines.

He hit the beaches with the first waves of Marines landing under fire on the islands of Guam, Peleliu, Angaur and Iwo Jima.

In Colliers Magazine 10 years later, Rosenthal wrote of going ashore on Iwo Jima with "those kids looking at me. It was grim. I stuck my index fingers up in front of my glasses and moved them like windshield wipers as if to clear the spray. The kids smiled, and then we ducked our heads and the boat beached."

When the Marines assaulted the sulfurous island on Feb. 19, 1945, Rosenthal was among the first ashore. "The situation was impossible," he recalled years later. "No man who survived the beach can tell you how he did it. It was like walking through rain and not getting wet."

When Rosenthal and a squad of Marines climbed to the top of Mount Suribachi on the fifth day of fighting, he was disappointed to find a small American flag already flying over the 546-foot volcano's summit.

He missed the picture of the first flag-raising a few hours earlier, but then he saw five Marines and a corpsman hoisting another, larger flag that could be seen all over the 7 1/2-square-mile island.


Photo History: Raising the Flag on Iwo Jima

The historical importance of a photograph can be measured by how well it is recognized by the average person—neither historian nor photographer. If the “man on the street” sees a photograph and recognizes its context and the significance of its context, that’s an achievement. Few photographs are more widely recognized and have had a greater impact on events than Raising the Flag at Iwo Jima by Joe Rosenthal.

In a previous Photo History article, we examined the work of Civil War photographer Matthew Brady. Today, we recognize the work of Joe Rosenthal (1911-2006), the photographer who captured the famous WWII image Raising the Flag at Iwo Jima.

As famous as the image is, there are some things you might not know about Raising the Flag at Iwo Jima:

1. Raising the Flag at Iwo Jima actually depicts the second flag raised.

After the marines first raised a smaller flag, the Colonel in charge had a larger flag brought from one of the naval vessels surrounding the island of Iwo Jima. Joe Rosenthal was not present for the first flag raising. He noticed the larger second flag, folded, being brought to the top of Mount Suribachi, the highest point in Iowa Jima and its chief geological feature. It was even a source of irritation among some that the initial flag-raising–and the men in uniform who remained relatively anonymous–never received the recognition of the men in Rosenthal's photo.

2. U.S. and Japanese forces would fight the battle of Iwo Jima for another month after Rosenthal's image was taken.

Perhaps because raising a flag is so commonly associated with victory and the wartime necessity of claiming territory, the modern viewer might assume the February 23, 1945 photo came at the end of the brutal battle. However, the US forces–mostly Marines, but also Navy personnel–were still early into the battle of Iwo Jima, which lasted from February 18 to March 25, 1945. The main prizes of the island were the three Japanese-controlled airfields. Although the Marines had superior numbers, Japanese forces had the advantage of preparation. They had fortified their positions with tunnels and bunkers

3. Three of the flag raisers shown in Rosenthal's photo died in the battle of Iowa Jima.

Corporal Harlon Block, Private First Class Frank Sousley, and Sergeant Michael Strank were killed in action at Iwo Jima. This is a stark reminder that not only was the Rosenthal image not the end the battle of Iowa Jima, but the Marines suffered devastating losses there𔃄,821 killed and over 19,000 wounded. Japan suffered by some estimates three times as many dead.

4. Two of the flag-raisers in the image were misidentified for many years.

Sargento. Hank Hanson and PhM2c John Bradley were originally identified as two of the six flag-raisers at the harrowing 1945 battle. The figure originally thought to be Hanson was later identified as Corporal Harlon Block in 1947.

But the second misidentified figure, first thought to be Navy Corpsman John Bradley, took a bit longer to identify. Bradley did not discuss his war-time experiences readily. John Bradley died in 1994. His son James conducted interviews with all of the families of the soldiers involved in the flag-raisings at Iwo Jima. James's book, Flags of our Fathers, is considered by many to be the definitive work on the subject. It was adapted into a 2006 film, which was directed by Clint Eastwood.

The Marines released an official statement in 2016 that acknowledged that the figured believed for years to be John Bradley was actually Corporal Harold Shultz. Both Bradley and Shultz were present for the first flag raising, but Shultz also participated in the second.

5. Rosenthal was the first person to be awarded the Pulitzer for a picture in the same year it was taken.

Rosenthal was awarded the 1945 Pulitzer Prize for photography. This was the first time the prize had been given in the same year in which the image was taken. This is certainly a testament to the public's desire for contemporary news from the front. It featured a determined, and successful (if not yet victorious) American fighting force and the public was thirsty for news of success in the Pacific that would speed drawing the war to a close.

6. The image served as inspiration to US troops and aided the war effort.

The U.S. would later make use of some of the men credited with raising the flag to sell war bonds. This seems also to demonstrate not only the public's need for war news, but the war effort's need for effective propaganda.

Reportedly, President Franklin D. Roosevelt himself saw the potential of the photo in the efforts to help pay for the war. The bond drive, known as the Seventh War Loan Drive, raised more than $26 Billion, almost twice what was expected.

7. The surviving flag raisers became celebrities.

The surviving flag raisers, Rene Gagnon, Ira Hayes and (then supposed) John Bradley were assigned by the War department to help sell the war at home. They gained a measure of fame from the famous photo. They even appeared for cameos in the 1949 film, the Sands of Iowa Jima.

Unfortunately, tragedy followed one of them home. Ira Hayes, (pictured farthest to the left in Rosenthal's image) suffered from survivor's guilt and alcoholism. He died in 1955 at the age of 32 from alcohol poisoning and exposure. His story later became a 1951 film, The Outsider, in which Tony Curtis portrayed Hayes. His tragic life also inspired the eponymous folk song, The Ballad of Ira Hayes, which was written by Peter LaFarge and performed by Johnny Cash.

It is a further poignant irony that when Gagnon–the first to be shown an enlargement of the photo and asked to identify the others–reportedly refused to identify Hayes on the grounds that Hayes had warned him not to. Only when he was taken to Marine Corps headquarters and informed that President Roosevelt himself ordered the identities released did Gagnon identify Hayes. Perhaps if the fog of war had caused Bradley to be mistaken for Hayes instead of Shultz, Hayes's story would have had a happier ending.

8. Rosenthal was accused of staging the photo.

This arose from some confusion about a subsequent photo. After the second flag-raising, Rosenthall asked the marines to pose for a “gung ho” group photo. After he had returned to Guam several days later, he was asked if the photo was posed. Mistakenly believing that the person asking the question was referencing the “gung ho” photo, Rosenthal indicated that it had been. This led a Time-Life photographer to tell his editor that Rosenthal's famous flag-planting photo had been staged, a charge which Rosenthal was forced to refute repeatedly for decades.

Sergeant Bill Benaust, a Marine photographer, was shooting motion-picture film a few feet away when the Rosenthal photo was taken. This video shows the event as it unfolded and also serves to defeat any characterization that Rosenthal's famous image was staged.

9. The man who would later sculpt the Marine Corps Memorial in Arlighton, Virginia recognized the potential of the photo instantly.

Then Petty Officer Felix de Weldon was stationed at Patuxent Air Station in Maryland on Saturday, February 24, 1945–the day after Rosenthal's Raising the Flag at Iwo Jima fue capturado. The Captain on duty pulled the image off the wire and gave it to de Weldon to review. De Weldon was an immigrant from Austria and had studied painting and sculpture. He was mesmerized by its classic triangular lines, similar to sculptures he had studied. He took to his clay and tools and within 3 days had replicated the event. In 1951 de Weldon was commissioned to design a Marine Corps memorial. Hayes, Gagnon and Bradley posed for him, and he used their faces as models and based the deceased soldiers' faces on photographs.

10. Rosenthal almost missed the shot.

Having already missed the initial, smaller flag raising, Rosenthal placed his Speed Graphic on the ground, hoping to pile up some rocks to stand on for a better angle. The Marines (and the Navy Corpsman Gagnon) started raising the flag. Rosenthal quickly swung the camera up without using his viewfinder and snapped the photo. Years later, he wrote:

Out of the corner of my eye, I had seen the men start the flag up. I swung my camera and shot the scene. That is how the picture was taken, and when you take a picture like that, you don't come away saying you got a great shot. You don't know.

Rosenthal reported that his Speed Graphic was set to 1/400 sec., with an f-stop between 8 and 11.

War and the Image

It’s no coincidence that the most famous works of both Rosenthal and Matthew Brady appeared during times of war. War is always fraught with consequence–historical, personal, and emotional. So it always presents opportunity to capture images that overflow with consequence–with significance. Consider the famous LIFE magazine photo cover of the sailor kissing a woman at the close of WWII (or, in this case, my photo of a sculpture in San Diego made in the image's likeness):

What if this photo featured a man in a baseball uniform instead of sailor’s garb? Suddenly, it’s two people celebrating winning the World Series. It would still capture the embrace as a memorable, spontaneous and joyous event. But it would surely lack the gravitas of the end of war. Winning a baseball game—even a championship—only contrasts itself with the loss of a baseball game. War, being death, offers the contrast of life. In the same way, Raising the Flag at Iwo Jima depicted the struggle of war. Not just of a moment within war, but within one of the most an arduous, brutal battles of the twentieth century. A brief ray of light enveloped by darkness.

You never get away from the feeling of grabbing mother earth, and that first feeling of “What am I doing here?”

— Joe Rosenthal on Wartime Photography

Conclusiones

Consider how quickly Rosenthal's image became widely known–and how deeply ingrained it remains. First, there was the reporter who helped perpetuate the myth that Rosenthal staged the image, who was discussing it with his editor only a few days after it was taken. Also, Petty Officer and sculptor de Wheldon saw the image in Maryland the day after it was taken. That speed would have been unknown to WWI images. Add to this the fact that in the months that followed, the image's popularity helped raise billions for the war effort. In short, Rosenthal's image went viral sixty years before going viral was a thing.

But it still wasn't out of steam. Rosenthal's hastened image became a sculpture to honor Marines. Then a postage stamp. Then the National Museum of the Marine Crops even used the image's shape as inspiration for its own design.


On August 20, 2006, at age 94, Rosenthal died of natural causes in his sleep at a center for assisted living in Novato, a suburb of San Francisco.

On September 15, 2006, he was posthumously awarded the Distinguished Public Service Medal by the United States Marine Corps.

The citation, signed by U.S. Secretary of the Navy Donald C. Winter reads:


The 2006 Hollywood film titled Flags of Our Fathers, directed by Clint Eastwood which tells the life stories of the flag raisers, depicts Rosenthal's involvement in the events that led up to his taking the iconic flag raising photograph. Rosenthal was portrayed by actor Ned Eisenberg in the film.


Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos