Interesante

Star Death lleva al enriquecimiento cósmico

Star Death lleva al enriquecimiento cósmico

Star Death en el cielo del hemisferio sur

Estrellas, como cualquier otro objeto que podamos ver en el universo. tener un ciclo de vida definido. Nacen en nubes de gas y polvo, "viven" sus vidas y, finalmente, llegan a su fin. Esto es cierto para cada estrella que conocemos, sin importar su tamaño o masa. Algunas estrellas muy masivas mueren en explosiones cataclísmicas llamadas supernovas. Ese no es el destino de nuestra estrella, que tendrá un final más "gentil".

Las estrellas similares al Sol (aquellas que tienen aproximadamente la misma masa o edad que nuestro Sol) llegan al final de sus vidas y se convierten en nebulosas planetarias. Estos son objetos en el cielo que una vez aparecieron casi "planetarios" mirando a astrónomos de hace un siglo o más que tenían telescopios de baja potencia en comparación con los observatorios de hoy. No tienen nada que ver con los planetas y todo que ver con la evolución de ciertos tipos de estrellas. Los astrónomos sospechan que nuestro propio Sol puede terminar sus días como una nebulosa planetaria, si las condiciones lo permiten. Si lo hace, perderá gran parte de su masa en el espacio y lo que quede del Sol calentará la nube circundante de gas y polvo y la hará brillar. Para cualquiera que lo mire a través de un telescopio desde otro planeta, el Sol moribundo se parecerá a un fantasma cósmico.

Observando la nebulosa del búho

El Observatorio Europeo Austral captó la vista de uno de esos restos fantasmales, apodado la Nebulosa "Búho Meridional". La nube de gas y polvo en expansión mide aproximadamente cuatro años luz de diámetro y contiene materiales que una vez se crearon dentro de la estrella y su atmósfera. Ahora, esos elementos (como hidrógeno, helio, carbono, oxígeno, nitrógeno y otros) se están extendiendo al espacio interestelar, posiblemente para enriquecer una nueva generación de estrellas.

El búho del sur (que tiene el nombre oficial de ESO 378-1) es un fenómeno relativamente efímero. Probablemente durará solo unas pocas decenas de miles de años antes de que la nube se disipe por completo. Todo lo que quedará es una estrella enana blanca que se desvanece.

¿Qué hace una nebulosa planetaria?

Para que se forme una nebulosa planetaria, una estrella que envejece debe ser del tipo estelar correcto: debe tener una masa inferior a unas ocho veces la del Sol. Las estrellas que son más masivas terminarán sus vidas de manera dramática como explosiones de supernovas. Ellos también extendieron su material, enriqueciendo el espacio entre las estrellas (también conocido como el "medio interestelar").

A medida que las estrellas menos masivas envejecen, comienzan a perder sus capas externas de gas a través de la acción de los vientos estelares. El Sol tiene un viento estelar que llamamos "viento solar", que es una versión más suave de las tempestades emitidas por estrellas viejas y moribundas.

Después de que las capas externas de la estrella moribunda se han disipado, el núcleo estelar caliente restante se calienta y comienza a irradiar luz ultravioleta. Esa radiación UV energiza (ioniza) el gas circundante y hace que brille.

El largo y último aliento del sol

Una vez que la nebulosa planetaria se haya desvanecido, el remanente estelar sobrante se quemará durante otros mil millones de años, consumiendo todo el combustible restante. Luego se convertirá en una pequeña enana blanca, pero caliente y muy densa, que se enfriará lentamente durante miles de millones de años. El Sol podría producir una nebulosa planetaria varios miles de millones de años en el futuro y luego pasar sus años crepusculares como una enana blanca que emite luz visible y ulltravioleta, e incluso radiación de rayos X.

Las nebulosas planetarias juegan un papel crucial en el enriquecimiento químico y la evolución del universo. Los elementos se crean dentro de estas estrellas y se devuelven para enriquecer el medio interestelar. Se combinan para formar nuevas estrellas, construir planetas y, si las condiciones son correctas, desempeñan un papel en la formación y evolución de la vida. Nosotros (y el resto de la vida de la Tierra) todos debemos nuestra existencia a las antiguas estrellas que vivieron y luego se transformaron para convertirse en enanas blancas, o explotaron como supernovas que dispersaron sus elementos al espacio. Es por eso que podemos pensar en nosotros mismos como "cosas de estrellas", o incluso más poéticamente, como recuerdos de polvo de estrellas de la muerte fantasmal de una estrella.