Interesante

5 principios para el maestro de adultos

5 principios para el maestro de adultos

Enseñar a adultos a menudo se ve muy diferente de enseñar a niños. Los educadores de adultos pueden hacer suposiciones de sus estudiantes adultos que no harían de los niños porque los adultos han tenido experiencias de vida muy diferentes y vienen con sus propios conocimientos únicos. La andragogía, o la práctica de enseñar a adultos, estudia los mejores métodos y enfoques para una educación de adultos efectiva.

Los cinco principios de andragogía de Malcolm Knowles

Aquellos que enseñan a adultos deben comprender y practicar los cinco principios de andragogía propugnados por Malcolm Knowles, pionero en el estudio del aprendizaje de adultos.

Knowles postuló que los adultos aprenden mejor en las siguientes circunstancias:

  1. El aprendizaje es autodirigido.
  2. El aprendizaje es experimental y utiliza conocimientos básicos.
  3. El aprendizaje es relevante para los roles actuales.
  4. La instrucción está centrada en el problema.
  5. Los estudiantes están motivados para aprender.

Al incorporar estos cinco principios de andragogía en la instrucción, tanto los educadores adultos como los alumnos experimentarán un mayor éxito en el aula.

Aprendizaje auto-dirigido

Una de las diferencias más importantes entre enseñar a niños y enseñar a adultos es el autoconcepto de los estudiantes adultos. Mientras que los estudiantes jóvenes tienden a depender de sus maestros para guiar su aprendizaje y brindar oportunidades de aplicación, los estudiantes adultos son lo opuesto.

Los estudiantes adultos suelen ser lo suficientemente maduros y seguros de sí mismos para saber cómo aprenden mejor, cuáles son sus áreas de fortaleza y debilidad y cómo aprender. No requieren mucha ayuda para adquirir recursos o desarrollar objetivos de aprendizaje porque, en la mayoría de los casos, lo han hecho antes y ya tienen razones para volver a la escuela. Los educadores de adultos deben otorgarles a sus estudiantes un amplio espacio y estar allí para apoyar en lugar de guiar.

Otro beneficio del aprendizaje autodirigido es que los estudiantes pueden diseñar sus estudios en torno a su estilo de aprendizaje preferido: visual, auditivo o kinestésico. Aprendices Visuales confiar en las fotos. Se benefician del uso de gráficos, diagramas e ilustraciones. Aprenden mejor cuando se les muestra qué hacer o cómo se ve algo. Estudiantes auditivos escuche atentamente cuando están aprendiendo y atraiga la mayoría de los nuevos conocimientos a través de sus oídos. Las cosas tienen más sentido para ellos cuando se les dice cómo debe ser algo. Estudiantes táctiles o kinestésicos. Necesito hacer algo físicamente para entenderlo. Al realizar algo por sí mismos a través de un grado de prueba y error, estos alumnos experimentarán el mayor éxito.

Usar las experiencias como recurso

Los educadores de adultos necesitan utilizar cada conjunto de conocimientos previos en su aula como recurso. No importa la edad que tengan sus alumnos adultos o el tipo de vida que hayan llevado hasta ahora, cada uno de sus alumnos habrá adquirido una gran cantidad de experiencias que puede aprovechar para aprovechar al máximo lo que todos aportan a la mesa.

En lugar de comportarse como si el aula fuera un campo de juego nivelado e ignorar las reservas irregulares de conocimientos previos, úselas para enriquecer la instrucción. Sus estudiantes podrían provenir de ámbitos de la vida muy diferentes. Algunos serán expertos en un área en la que toda su clase podría beneficiarse al aprender o habrán experimentado algo muy desconocido para el resto de sus estudiantes.

Los momentos de autenticidad y espontaneidad que surgen de compartir entre ellos demostrarán ser algunos de los más poderosos. Aproveche la riqueza de la sabiduría de su clase tanto como sea posible.

Relevancia del material

Es más probable que los estudiantes adultos quieran aprender sobre temas que tendrán beneficios inmediatos en su vida, especialmente en lo que respecta a sus roles sociales. A medida que los adultos comienzan a navegar el matrimonio, la paternidad, las posiciones profesionales y otros roles complejos, comienzan a orientarse exclusivamente hacia ellos.

Los adultos tienen poco uso de material que no es relevante para los roles que ya ocupan y esta es otra razón para permitir que los estudiantes participen en el diseño de su propio plan de estudios. Por ejemplo, algunos de sus alumnos querrán aprender sobre el avance profesional, pero algunos, tal vez los jubilados o los padres que se quedan en casa, no necesitarán esta información.

El trabajo de los educadores de adultos es conocer a los estudiantes lo suficientemente bien como para poder enseñarles sus roles. Siempre tenga en cuenta que sus estudiantes mayores están allí para lograr algo y probablemente tengan vidas ocupadas. El objetivo de la educación de adultos es satisfacer las necesidades de sus estudiantes, quienes a menudo optan por estar allí porque identificaron un área de necesidad para ellos mismos: pregúntenles y escúchenlos sobre lo que quieren de esta experiencia.

Instrucción centrada en el problema

Los estudiantes adultos no desean aprender sobre el material que no se ajusta a sus vidas y, por lo general, tampoco quieren que su aprendizaje sea abstracto. Los adultos son aprendices practicados, conocedores y flexibles que tienen muchos problemas que resolver. A diferencia de los estudiantes jóvenes, generalmente no necesitan mucho tiempo para pensar en temas desconocidos antes de probar una habilidad por sí mismos porque ejercen sus habilidades de resolución de problemas todos los días y aprenden más cada vez.

Los educadores de adultos necesitan adaptar su instrucción a los problemas específicos que enfrentan sus estudiantes en lugar de abordar su enseñanza una asignatura a la vez. La andragogía se trata de pasar más tiempo haciendo que aprendiendo y la calidad de la instrucción es mucho más importante que la cobertura de temas.

Motivación para aprender

"Cuando el alumno está listo, aparece el maestro" es un proverbio budista que se aplica bien a todas las áreas de la educación. No importa cuánto lo intente un maestro, el aprendizaje solo comienza una vez que el alumno está listo. Para la mayoría de los adultos, regresar a la escuela después de varios años puede ser intimidante y se debe esperar cierto grado de aprensión en los estudiantes adultos. Superar la inquietud inicial de los estudiantes adultos puede ser un desafío.

Sin embargo, muchos educadores de adultos descubren que sus estudiantes están ansiosos por desarrollar sus conocimientos. Los adultos que han optado por volver a la escuela probablemente ya estén motivados para aprender o no habrían optado por continuar su educación. El papel del maestro en estos casos es simplemente alentar esta motivación y ayudar a sus estudiantes a mantener una actitud positiva hacia el aprendizaje para que puedan superar cualquier molestia que puedan sentir sobre su situación.

Escuche atentamente los momentos de enseñanza y aprovéchelos. Cuando un estudiante dice o hace algo que señala un nuevo tema, sea flexible y discútalo, aunque sea brevemente, para mostrar a sus estudiantes que sus intereses son importantes.