Comentarios

La sociología del género

La sociología del género

La sociología del género es uno de los subcampos más grandes dentro de la sociología y presenta una teoría e investigación que interroga críticamente la construcción social del género, cómo el género interactúa con otras fuerzas sociales en la sociedad y cómo el género se relaciona con la estructura social en general. Los sociólogos dentro de este subcampo estudian una amplia gama de temas con una variedad de métodos de investigación, que incluyen cosas como identidad, interacción social, poder y opresión, y la interacción del género con otras cosas como raza, clase, cultura, religión y sexualidad, entre otros.

La diferencia entre sexo y género

Para comprender la sociología del género, primero se debe entender cómo los sociólogos definen el género y el sexo. Aunque hombre / mujer y hombre / mujer a menudo se combinan en el idioma inglés, en realidad se refieren a dos cosas muy diferentes: sexo y género. Los sociólogos entienden que el primero, el sexo, es una categorización biológica basada en los órganos reproductivos. La mayoría de las personas entran en las categorías de hombres y mujeres, sin embargo, algunas personas nacen con órganos sexuales que no se ajustan claramente a ninguna de las categorías, y se les conoce como intersexuales. De cualquier manera, el sexo es una clasificación biológica basada en partes del cuerpo.

El género, por otro lado, es una clasificación social basada en la identidad, la presentación de uno mismo, el comportamiento y la interacción con los demás. Los sociólogos ven el género como un comportamiento aprendido y una identidad culturalmente producida, y como tal, es una categoría social.

La construcción social del género

Que el género es una construcción social se hace especialmente evidente cuando uno compara cómo se comportan los hombres y las mujeres en diferentes culturas, y cómo en algunas culturas y sociedades, también existen otros géneros. En las naciones industrializadas occidentales como los Estados Unidos, las personas tienden a pensar en la masculinidad y la feminidad en términos dicotómicos, y ven a los hombres y las mujeres como claramente diferentes y opuestos. Sin embargo, otras culturas desafían esta suposición y tienen visiones menos distintas de la masculinidad y la feminidad. Por ejemplo, históricamente había una categoría de personas en la cultura navajo llamada berdaches, que eran hombres anatómicamente normales pero que se definían como un tercer género considerado entre hombres y mujeres. Berdaches se casó con otros hombres comunes (no Berdaches), aunque ninguno de los dos se consideraba homosexual, como lo serían en la cultura occidental de hoy.

Lo que esto sugiere es que aprendemos género a través del proceso de socialización. Para muchas personas, este proceso comienza incluso antes de que nazcan, con los padres seleccionando nombres de género en función del sexo del feto, y decorando la habitación del bebé entrante y seleccionando sus juguetes y ropa en formas codificadas por colores y de género que reflejen Expectativas culturales y estereotipos. Luego, desde la infancia, somos socializados por familiares, educadores, líderes religiosos, grupos de pares y la comunidad en general, que nos enseñan lo que se espera de nosotros en términos de apariencia y comportamiento en función de si nos codifican como un niño o un niño. niña. Los medios y la cultura popular también juegan un papel importante en la enseñanza de género.

Un resultado de la socialización de género es la formación de la identidad de género, que es la definición de uno mismo como hombre o mujer. La identidad de género determina cómo pensamos sobre los demás y sobre nosotros mismos, y también influye en nuestros comportamientos. Por ejemplo, existen diferencias de género en la probabilidad de abuso de drogas y alcohol, comportamiento violento, depresión y manejo agresivo. La identidad de género también tiene un efecto especialmente fuerte en la forma en que nos vestimos y nos presentamos, y en cómo queremos que se vea nuestro cuerpo, según lo medido por los estándares "normativos".

Principales teorías sociológicas del género

Cada marco sociológico importante tiene sus propios puntos de vista y teorías sobre el género y cómo se relaciona con otros aspectos de la sociedad.

A mediados del siglo XX, los teóricos funcionalistas argumentaron que los hombres desempeñaban roles instrumentales en la sociedad, mientras que las mujeres desempeñaban roles expresivos, que funcionaban en beneficio de la sociedad. Vieron una división del trabajo por género como importante y necesaria para el buen funcionamiento de una sociedad moderna. Además, esta perspectiva sugiere que nuestra socialización en roles prescritos impulsa la desigualdad de género al alentar a hombres y mujeres a tomar diferentes decisiones sobre la familia y el trabajo. Por ejemplo, estos teóricos ven las desigualdades salariales como el resultado de las elecciones que hacen las mujeres, suponiendo que eligen roles familiares que compiten con sus roles laborales, lo que los convierte en empleados menos valiosos desde el punto de vista gerencial.

Sin embargo, la mayoría de los sociólogos ahora ven este enfoque funcionalista como anticuado y sexista, y ahora hay una gran cantidad de evidencia científica que sugiere que la brecha salarial está influenciada por sesgos de género profundamente arraigados en lugar de por elecciones que hombres y mujeres hacen sobre el equilibrio entre el trabajo familiar y el familiar.

Un enfoque popular y contemporáneo dentro de la sociología del género está influenciado por la teoría interaccionista simbólica, que se centra en las interacciones cotidianas a nivel micro que producen y desafían el género tal como lo conocemos. Los sociólogos West y Zimmerman popularizaron este enfoque con su artículo de 1987 sobre "hacer género", que ilustraba cómo el género es algo que se produce a través de la interacción entre las personas y, como tal, es un logro de interacción. Este enfoque destaca la inestabilidad y la fluidez del género y reconoce que, dado que es producido por personas a través de la interacción, es fundamentalmente cambiante.

Dentro de la sociología del género, los inspirados en la teoría del conflicto se centran en cómo el género y los supuestos y prejuicios sobre las diferencias de género conducen al empoderamiento de los hombres, la opresión de las mujeres y la desigualdad estructural de las mujeres en relación con los hombres. Estos sociólogos ven las dinámicas de poder de género como integradas en la estructura social, y así se manifiestan en todos los aspectos de una sociedad patriarcal. Por ejemplo, desde este punto de vista, las desigualdades salariales que existen entre hombres y mujeres resultan del poder histórico de los hombres para devaluar el trabajo de las mujeres y beneficiarse como grupo de los servicios que brinda el trabajo de las mujeres.

Las teóricas feministas, basándose en los aspectos de las tres áreas de la teoría descritas anteriormente, se centran en las fuerzas estructurales, los valores, las visiones del mundo, las normas y los comportamientos cotidianos que crean desigualdad e injusticia sobre la base del género. Es importante destacar que también se centran en cómo se pueden cambiar estas fuerzas sociales para crear una sociedad justa e igualitaria en la que nadie sea penalizado por su género.

Actualizado por Nicki Lisa Cole, Ph.D.