Informacion

Cómo lidiar con una boleta de calificaciones incorrecta

Cómo lidiar con una boleta de calificaciones incorrecta

Si esperas una mala calificación, o si acabas de descubrir que vas a reprobar una clase, es muy probable que estés enfrentando una conversación difícil con tus padres.

Puede ser tentador retrasar las malas noticias tanto como sea posible, pero esa es una mala idea. Tienes que abordar esto de frente y preparar a tus padres para un shock.

No dejes que tus padres se sorprendan con las malas noticias.

La dilación empeora las cosas en cualquier situación, pero es especialmente perjudicial en esta situación. Si tus padres están sorprendidos por una mala calificación, se sentirán doblemente decepcionados.

Si tienen que aprender en el último momento o descubrir las noticias a través de un maestro, sentirán que hay una falta de confianza y comunicación además del problema académico en cuestión.

Al decirles con anticipación, les está haciendo saber que no desea mantener secretos con ellos.

Programar una reunión

A veces es difícil hablar con los padres, todos lo sabemos. En este momento, sin embargo, es hora de morder la bala y programar un tiempo para hablar con tus padres.

Elija un momento, prepare un poco de té o vierta algunos refrescos y convoque a una reunión. Este esfuerzo solo les hará saber que te lo estás tomando en serio.

Reconocer el panorama general

Tus padres querrán saber que entiendes la seriedad de las malas calificaciones. Después de todo, la escuela secundaria es la puerta de entrada a la edad adulta, por lo que tus padres querrán saber que entiendes lo que está en juego.

Comprende que este es un momento en el que estás sentando las bases para un futuro exitoso y comunica esa visión en tu conversación con tus padres.

Reconoce tus errores

Recuerde que todos cometen errores (incluidos los padres). La buena noticia es que puedes aprender de tus errores. Antes de hablar con tus padres, haz un esfuerzo por comprender qué salió mal en primer lugar.

Tómese un tiempo para descubrir por qué sucedió la mala calificación (y sea honesto al respecto).

¿Estuviste sobrecargado este año? ¿Asumiste demasiado? Tal vez tuvo un problema con las prioridades o la gestión del tiempo. Haga un esfuerzo real para llegar a la raíz de su problema, luego piense en formas de mejorar la situación.

Estar preparado

Escribe tus conclusiones y planes en una hoja de papel y llévala contigo cuando te reúnas con tus padres. Habla sobre tus posibles ideas.

¿Estás dispuesto a ir a la escuela de verano? ¿Tal vez deberías abandonar los deportes el próximo año si tienes que tomar un curso de maquillaje el próximo año? Piense en los pasos que puede seguir y prepárese para discutirlos.

Tu objetivo es mostrarles a tus padres que estás dispuesto a tomar posesión. Admita que se equivocó o que tiene un problema, si lo hizo, y hágale saber a sus padres que tiene un plan para evitar cometer el mismo error en el futuro.

Al tomar posesión, estás mostrando un signo de crecimiento y tus padres estarán felices de verlo.

Se maduro

Incluso si entra con un plan, debe estar dispuesto a recibir otras sugerencias. No entre a la reunión con la actitud de que tiene todas las respuestas.

A medida que nos convertimos en adultos, a veces aprendemos a presionar los botones de nuestros padres. Si realmente quieres ser un adulto, es hora de dejar de presionar esos botones ahora. No trates de pelear con tus padres para difuminar el tema y transferirles el problema, por ejemplo.

Otro truco común que los padres ven: no utilices el drama para tratar de manipular la situación. No llores y exageres tu culpa para generar algo de simpatía. ¿Suena familiar?

Todos hacemos cosas como esta mientras ponemos a prueba nuestros límites. El punto aquí es que es hora de seguir adelante y aprender.

Esté preparado para recibir noticias que no le gustan. La idea de sus padres de una solución puede ser diferente a la suya. Sea flexible y cooperativo.

Puede recuperarse de cualquier situación si está dispuesto a aprender y hacer los cambios necesarios. ¡Haz un plan y síguelo!