Informacion

Freud: Id, Ego y Superego explicados

Freud: Id, Ego y Superego explicados

Una de las ideas más conocidas de Sigmund Freud fue su teoría de la personalidad, que proponía que la psique humana se compone de tres partes separadas pero que interactúan: la identificación, el ego y el superyó. Las tres partes se desarrollan en diferentes momentos y juegan diferentes roles en la personalidad, pero trabajan juntas para formar un todo y contribuir al comportamiento de un individuo. Si bien el id, el ego y el superyó a menudo se denominan estructuras, son puramente psicológicos y no existen físicamente en el cerebro.

Conclusiones clave: Id, Ego y Superego

  • Sigmund Freud originó los conceptos de id, ego y superego, tres partes separadas pero interactivas de la personalidad humana que trabajan juntas para contribuir al comportamiento de un individuo.
  • Si bien las ideas de Freud a menudo han sido criticadas y etiquetadas como no científicas, su trabajo sigue siendo muy influyente en el campo de la psicología.

Orígenes

El trabajo de Freud no se basó en la investigación empírica, sino en sus observaciones y estudios de casos de sus pacientes y otros, por lo que sus ideas a menudo se ven con escepticismo. No obstante, Freud fue un pensador enormemente prolífico y sus teorías aún se consideran importantes. De hecho, sus conceptos y teorías son la base del psicoanálisis, un enfoque de la psicología que todavía se estudia en la actualidad.

La teoría de la personalidad de Freud fue influenciada por ideas anteriores sobre la mente trabajando en niveles conscientes e inconscientes. Freud creía que las experiencias de la primera infancia se filtran a través del id, el ego y el superyó, y es la forma en que un individuo maneja estas experiencias, tanto consciente como inconscientemente, lo que da forma a la personalidad en la edad adulta.

Carné de identidad

La primera parte de la personalidad que emerge es la identificación. La identificación está presente al nacer y funciona por puro instinto, deseo y necesidad. Es completamente inconsciente y abarca la parte más primitiva de la personalidad, incluidos los impulsos biológicos básicos y los reflejos.

La identificación está motivada por el principio del placer, que quiere satisfacer todos los impulsos de inmediato. Si no se satisfacen las necesidades de la identificación, crea tensión. Sin embargo, debido a que todos los deseos no pueden cumplirse de inmediato, esas necesidades pueden satisfacerse, al menos temporalmente, a través del proceso primario de pensamiento en el que el individuo fantasea con lo que desea.

El comportamiento de los recién nacidos es impulsado por la identificación: solo se preocupan por satisfacer sus necesidades. Y la identificación nunca crece. A lo largo de la vida, permanece infantil porque, como entidad inconsciente, nunca considera la realidad. Como resultado, sigue siendo ilógico y egoísta. El ego y el superego se desarrollan para mantener la identificación bajo control.

Ego

La segunda parte de la personalidad, el ego, surge de la identificación. Su trabajo es reconocer y lidiar con la realidad, asegurando que los impulsos de la identificación se reinicien y se expresen de manera socialmente aceptable.

El ego opera desde el principio de realidad, que trabaja para satisfacer los deseos de la identificación de la manera más razonable y realista. El ego puede hacer esto retrasando la gratificación, el compromiso o cualquier otra cosa que evite las consecuencias negativas de ir en contra de las normas y reglas de la sociedad.

Tal pensamiento racional se conoce como pensamiento de proceso secundario. Está orientado a la resolución de problemas y la prueba de la realidad, lo que permite a la persona mantener el autocontrol. Sin embargo, al igual que la identificación, el ego está interesado en buscar placer, solo quiere hacerlo de manera realista. No le interesa lo correcto y lo incorrecto, sino cómo maximizar el placer y minimizar el dolor sin meterse en problemas.

El ego opera a niveles conscientes, preconscientes e inconscientes. La consideración de la realidad por parte del ego es consciente. Sin embargo, también puede mantener ocultos los deseos prohibidos reprimiéndolos inconscientemente. Gran parte del funcionamiento del ego también es preconsciente, lo que significa que ocurre por debajo de la conciencia, pero requiere poco esfuerzo para llevar esos pensamientos a la conciencia.

Inicialmente, Freud usó el término ego para hacer referencia al sentido de uno mismo. A menudo, cuando el término se usa en la conversación cotidiana, como cuando se dice que alguien tiene un "gran ego", todavía se usa en este sentido. Sin embargo, el término ego en la teoría de la personalidad de Freud ya no se refiere al autoconcepto sino a funciones como el juicio, la regulación y el control.

Superego

El superego es la parte final de la personalidad, que emerge entre las edades de 3 y 5 años, la etapa fálica en las etapas de desarrollo psicosexual de Freud. El superego es la brújula moral de la personalidad, manteniendo un sentido de lo correcto y lo incorrecto. Estos valores se aprenden inicialmente de los padres de uno. Sin embargo, el superego continúa creciendo con el tiempo, permitiendo a los niños adoptar estándares morales de otras personas que admiran, como los maestros.

El superego consta de dos componentes: el consciente y el ideal del ego. El consciente es la parte del superyó que prohíbe comportamientos inaceptables y castiga con sentimientos de culpa cuando una persona hace algo que no debería hacer. El ideal del ego, o yo ideal, incluye las reglas y estándares de buen comportamiento que uno debe cumplir. Si uno tiene éxito al hacerlo, conduce a sentimientos de orgullo. Sin embargo, si los estándares del ideal del ego son demasiado altos, la persona se sentirá como un fracaso y experimentará culpa.

El superego no solo controla la identificación y sus impulsos hacia los tabúes sociales, como el sexo y la agresión, sino que también intenta que el ego vaya más allá de los estándares realistas y aspire a los moralistas. El superego funciona tanto a nivel consciente como inconsciente. Las personas a menudo son conscientes de sus ideas de lo correcto y lo incorrecto, pero a veces estos ideales nos impactan inconscientemente.

El ego mediador

El id, el ego y el superyó interactúan constantemente. Sin embargo, en última instancia, es el ego el que sirve como mediador entre la identificación, el superyó y la realidad. El ego debe determinar cómo satisfacer las necesidades de la identificación, al tiempo que defiende la realidad social y los estándares morales del superyó.

Una personalidad sana es el resultado de un equilibrio entre la identificación, el ego y el superyó. La falta de equilibrio conduce a dificultades. Si la identificación de una persona domina su personalidad, puede actuar según sus impulsos sin tener en cuenta las reglas de la sociedad. Esto puede hacer que se salgan de control e incluso provocar problemas legales. Si el superyó domina, la persona puede volverse rígidamente moralista, juzgando negativamente a cualquiera que no cumpla con sus estándares. Finalmente, si el ego se vuelve dominante, puede conducir a un individuo que está tan atado a las reglas y normas de la sociedad que se vuelve inflexible, incapaz de lidiar con el cambio e incapaz de llegar a un concepto personal de lo correcto y lo incorrecto.

Crítica

Muchas críticas se han dirigido a la teoría de la personalidad de Freud. Por ejemplo, la idea de que la identificación es el componente dominante de la personalidad se considera problemática, especialmente el énfasis de Freud en impulsos y reflejos inconscientes, como el impulso sexual. Esta perspectiva minimiza y simplifica en exceso las complejidades de la naturaleza humana.

Además, Freud creía que el superyó emerge en la infancia porque los niños temen el daño y el castigo. Sin embargo, la investigación ha demostrado que los niños cuyo mayor temor es el castigo solo parecen desarrollar la moral: su verdadera motivación es evitar ser atrapados y evitar daños. En realidad, se desarrolla un sentido de moralidad cuando un niño experimenta el amor y quiere conservarlo. Para hacerlo, se involucran en un comportamiento que ejemplifica la moral de sus padres y, por lo tanto, obtendrán su aprobación.

A pesar de estas críticas, las ideas de Freud sobre la identificación, el ego y el superyó han sido y siguen siendo muy influyentes en el campo de la psicología.

Fuentes

  • Cherry, Kendra. "¿Qué es el psicoanálisis?" Verywell Mind, 7 de junio de 2018, //www.verywellmind.com/what-is-psychoanalysis-2795246
  • Cherry, Kendra. "¿Cuáles son los Id, Ego y Superego?" Verywell Mind, 6 de noviembre de 2018, //www.verywellmind.com/the-id-ego-and-superego-2795951
  • Crain, William. Teorías del desarrollo: conceptos y aplicaciones. 5ª ed., Pearson Prentice Hall. 2005
  • "Ego, superego e id". Enciclopedia del Nuevo Mundo, 20 de septiembre de 2017, //www.newworldencyclopedia.org/p/index.php?title=Ego,_superego,_and_id&oldid=1006853
  • McLeod, Saul. "Id, Ego y Superego". Simplemente psicología, 5 de febrero de 2016, //www.simplypsychology.org/psyche.html
  • "La teoría freudiana de la personalidad". Diario Psique, //journalpsyche.org/the-freudian-theory-of-personality/#more-191


Ver el vídeo: Sigmund Freud: El psicoanálisis, la represión, el ID y el SUPEREGO (Junio 2021).