Interesante

Ejemplos de grandes párrafos introductorios

Ejemplos de grandes párrafos introductorios

Un párrafo introductorio, como la apertura de un ensayo, composición o informe convencional, está diseñado para captar la atención de las personas. Informa a los lectores sobre el tema y por qué deberían preocuparse por él, pero también agrega suficiente intriga para que continúen leyendo. En resumen, el primer párrafo es su oportunidad de causar una excelente primera impresión.

Escribir un buen párrafo introductorio

El propósito principal de un párrafo introductorio es despertar el interés de su lector e identificar el tema y el propósito del ensayo. A menudo termina con una declaración de tesis.

Puede involucrar a sus lectores desde el principio a través de varias formas probadas y verdaderas. Plantear una pregunta, definir el término clave, dar una breve anécdota, usar una broma juguetona o un atractivo emocional, o sacar un hecho interesante son solo algunos enfoques que puede tomar. Utilice imágenes, detalles e información sensorial para conectarse con el lector si puede. La clave es agregar intriga junto con suficiente información para que sus lectores quieran saber más.

Una forma de hacerlo es crear una brillante línea de apertura. Incluso los temas más mundanos tienen aspectos lo suficientemente interesantes como para escribir; de lo contrario, no estarías escribiendo sobre ellos, ¿verdad?

Cuando comience a escribir una nueva pieza, piense en lo que sus lectores quieren o necesitan saber. Use su conocimiento del tema para crear una línea de apertura que satisfaga esa necesidad. No querrás caer en la trampa de lo que los escritores llaman "cazadores" que aburren a tus lectores (como "El diccionario define ..."). La introducción debe tener sentido y "enganchar" al lector desde el principio.

Haga su párrafo introductorio breve. Por lo general, solo tres o cuatro oraciones son suficientes para preparar el escenario para ensayos largos y cortos. Puede ingresar información de respaldo en el cuerpo de su ensayo, así que no le cuente a la audiencia todo de una vez.

¿Debería escribir la introducción primero?

Tenga en cuenta que siempre puede ajustar su párrafo introductorio más adelante. A veces solo tienes que empezar a escribir. Puede comenzar desde el principio o sumergirse directamente en el corazón de su ensayo.

Es posible que su primer borrador no tenga la mejor apertura, pero a medida que continúe escribiendo, le surgirán nuevas ideas y sus pensamientos desarrollarán un enfoque más claro. Tome nota de esto y, mientras trabaja en las revisiones, refine y edite su apertura.

Si está luchando con la apertura, siga el ejemplo de otros escritores y omítala por el momento. Muchos escritores comienzan con el cuerpo y la conclusión y vuelven a la introducción más adelante. Es un enfoque útil y eficiente en el tiempo si te encuentras atrapado en esas primeras palabras.

Comience donde es más fácil comenzar. Siempre puede volver al principio o reorganizarlo más tarde, especialmente si tiene un esquema completado o un marco general mapeado informalmente. Si no tiene un esquema, incluso comenzar a dibujar uno puede ayudarlo a organizar sus pensamientos y "preparar la bomba" por así decirlo.

Párrafos introductorios exitosos

Puede leer todos los consejos que desee sobre cómo escribir una apertura convincente, pero a menudo es más fácil aprender con el ejemplo. Veamos cómo algunos escritores abordaron sus ensayos y analizamos por qué funcionan tan bien.

"Como un cangrejo de toda la vida (es decir, uno que atrapa cangrejos, no un quejica crónica), puedo decirle que cualquiera que tenga paciencia y un gran amor por el río está calificado para unirse a las filas de los cangrejos. Sin embargo, si lo desea su primera experiencia de pesca de cangrejos para ser exitosa, debe venir preparado ".
(Mary Zeigler, "Cómo atrapar cangrejos de río")

¿Qué hizo Mary en su introducción? En primer lugar, escribió en una pequeña broma, pero tiene un doble propósito. No solo prepara el escenario para su enfoque un poco más humorístico sobre el cangrejo, sino que también aclara sobre qué tipo de "cangrejo" está escribiendo. Esto es importante si su tema tiene más de un significado.

La otra cosa que hace que esta introducción sea exitosa es el hecho de que Mary nos deja preguntándonos. ¿Para qué tenemos que estar preparados? ¿Saltarán los cangrejos y se aferrarán a ti? ¿Es un trabajo desordenado? ¿Qué herramientas y equipo necesito? Ella nos deja con preguntas, y eso nos atrae porque ahora queremos respuestas.

"Trabajar a tiempo parcial como cajera en Piggly Wiggly me ha dado una gran oportunidad para observar el comportamiento humano. A veces pienso en los compradores como ratas blancas en un experimento de laboratorio, y en los pasillos como un laberinto diseñado por un psicólogo. Quiero decir, los clientes de ratas siguen un patrón de rutina, pasean por los pasillos, revisan mi conducto y luego escapan por la escotilla de salida. Pero no todos son tan confiables. Mi investigación ha revelado tres tipos distintos de clientes anormales. : el amnésico, el súper comprador y el dawdler ".
("Compras en el cerdo")

Este ensayo de clasificación revisado comienza pintando una imagen de un escenario ordinario, la tienda de comestibles. Pero cuando se usa como una oportunidad para observar la naturaleza humana, como lo hace este escritor, pasa de ser ordinario a fascinante.

Quien es elamnésico? ¿Sería clasificado como elholgazán por este cajero? El lenguaje descriptivo y la analogía con las ratas en un laberinto se suman a la intriga, y los lectores se quedan con ganas de más. Por esta razón, aunque es larga, esta es una apertura efectiva.

"En marzo de 2006, me encontré, a los 38 años, divorciado, sin hijos, sin hogar, y solo en un pequeño bote de remos en medio del Océano Atlántico. No había comido una comida caliente en dos meses. No tuve contacto humano durante semanas porque mi teléfono satelital había dejado de funcionar. Mis cuatro remos estaban rotos, remendados con cinta adhesiva y tablillas. Tenía tendinitis en los hombros y llagas de agua salada en la parte trasera.
"No podría haber sido más feliz ..."

(Roz Savage, "Mi crisis de la mediana edad transoceánica". Newsweek, 20 de marzo de 2011)

Aquí tenemos un ejemplo de inversión de expectativas. El párrafo introductorio está lleno de pesimismo. Sentimos lástima por el escritor, pero nos preguntamos si el artículo será una clásica historia de sollozo. Es en el segundo párrafo donde descubrimos que es todo lo contrario.

Esas primeras palabras del segundo párrafo, que un lector no puede evitar echarnos una ojeada, nos sorprenden y nos atraen. ¿Cómo puede ser feliz el narrador después de toda esa pena? Esta inversión nos obliga a descubrir qué sucedió.

La mayoría de las personas han tenido rayas donde nada parece ir bien. Sin embargo, es la posibilidad de un cambio de fortuna lo que nos obliga a seguir adelante. Este escritor recurrió a nuestras emociones y a un sentido de experiencia compartida para elaborar una lectura efectiva.