Vida

Festival de la Tomatina, celebración anual de lanzamiento de tomate en España

Festival de la Tomatina, celebración anual de lanzamiento de tomate en España

La Tomatina es el festival de lanzamiento de tomate de España que se celebra anualmente el último miércoles de agosto en la ciudad de Buñol. Los orígenes del festival son en gran parte desconocidos, aunque una historia popular habla de un grupo de adolescentes que participaron en una pelea de comida después de una celebración religiosa de verano en la década de 1940. Los funcionarios de la ciudad prohibieron arrojar tomate en Buñol hasta que la gente del pueblo celebró un entierro ceremonial de tomate para expresar su descontento.

Datos rápidos: La Tomatina

  • Breve descripción: La Tomatina es un festival anual de lanzamiento de tomate que comenzó como una pelea de alimentos de la década de 1940 y desde entonces ha sido reconocido como una Fiesta de Interés Turístico Internacional.
  • Fecha del evento: El último miércoles de agosto de cada año.
  • Ubicación: Buñol, Valencia, España

La prohibición se levantó en 1959, y desde entonces, La Tomatina ha sido reconocida en España como una Fiesta oficial de interés turístico internacional. Desde 2012, la entrada permitida a La Tomatina se ha limitado a 20,000 personas, y la ciudad de Buñol importa más de 319,000 libras de tomates para el evento de una hora.

Orígenes

No está claro cómo comenzó el festival de tomate de España, ya que no hay registros precisos que detallen los orígenes de La Tomatina. Buñol, el pequeño pueblo de la provincia española de Valencia donde se lleva a cabo La Tomatina cada año, tenía una población de solo alrededor de 6,000 en la década de 1940, y es poco probable que un disturbio público menor hubiera atraído mucha atención nacional, y mucho menos internacional. especialmente durante la Segunda Guerra Mundial.

La primera Tomatina fue arrojada en el verano de 1944 o 1945 durante una celebración religiosa local. Basado en fiestas populares a mediados del siglo XX, probablemente fue la celebración del Corpus Christi, con un desfile de Gigantes y Cabezudos, figuras grandes, vestidas y de papel maché, acompañadas por una banda de música.

Una popular historia de origen de Tomatina detalla cómo un cantante en el festival dio una actuación sombría, y la gente del pueblo, disgustada, arrebató productos de los carros de los vendedores y se los arrojó al cantante. Otro relato detalla cómo la gente del pueblo de Buñol expresó su descontento político al disparar tomates a los líderes cívicos fuera del ayuntamiento. Dada la situación económica y política de España a mediados de la década de 1940, ambos relatos son probablemente más ficción que realidad. Las raciones de comida eran comunes, lo que significaba que era poco probable que la gente del pueblo desperdiciara los productos, y las protestas a menudo se enfrentaron con la agresión de las fuerzas policiales locales.

Una historia más probable es que algunos adolescentes, animados por el festival, derribaron a un peatón que comenzó a tirar tomates al azar o recogieron tomates que se habían caído de la cama de un camión que pasaba y los arrojaron el uno al otro, sin saberlo, creando uno de Los eventos anuales más populares de España.

Cualquiera sea el caso, la policía intervino, terminando el primer festival de Tomatina. Sin embargo, la práctica ganó popularidad en los años siguientes, con la gente local trayendo tomates de casa para participar en las festividades hasta que se prohibió oficialmente en la década de 1950.

Pablo Blazquez Dominuguez / Getty Images

Entierro del tomate

Irónicamente, fue la prohibición de las fiestas de lanzamiento de tomate a principios de la década de 1950 lo que hizo más para aumentar su popularidad. En 1957, la gente del pueblo de Buñol celebró un entierro ceremonial de tomate para expresar su descontento con la prohibición. Metieron un tomate grande en un ataúd y lo llevaron por las calles de la aldea en una procesión fúnebre.

Las autoridades locales levantaron la prohibición en 1959, y en 1980, la ciudad de Buñol se había hecho cargo de la planificación y ejecución del festival. La Tomatina fue televisada por primera vez en 1983, y desde entonces, el número de participantes ha aumentado dramáticamente.

Tomatina Revival

En 2012, Buñol comenzó a exigir el pago de la entrada a La Tomatina, y el número de boletos se limitó a 22,000, aunque el año anterior había visto más de 45,000 visitantes al área. En 2002, La Tomatina fue agregada a la lista de Fiestas de Interés Turístico Internacional.

Imágenes de AFP / Getty

Los asistentes al festival suelen vestir de blanco para garantizar la máxima visibilidad de la carnicería de tomate y la mayoría no usan gafas de natación para protegerse los ojos. Los autobuses de Barcelona, ​​Madrid y Valencia comienzan a llegar a Buñol en las primeras horas del último miércoles de agosto, con turistas que beben sangría de todo el mundo. Las multitudes se reúnen en la Plaza del Pueblo, y a las 10:00 a.m., una serie de camiones que transportan, a partir de 2019, más de 319,000 libras de tomates atraviesan las multitudes, repartiendo municiones vegetales.

A las 11:00 a.m., un disparo indica el comienzo del festival de lanzamiento de tomates de 60 minutos de duración, y a las 12:00 p.m., otro disparo señala el final. Los turistas empapados de tomate caminan por los ríos de salsa de tomate para esperar a los locales con mangueras o bajar al río para un enjuague rápido antes de abordar los autobuses y abandonar la ciudad por otro año.

El festival original de lanzamiento de tomate ha provocado celebraciones de imitación en lugares como Chile, Argentina, Corea del Sur y China.

Fuentes

  • Europa Press. "Alrededor de 120.000 kilos de tomates para la tomatina de Buñol síntomas de Xilxes". Las provincias Valencia, 29 de agosto de 2011.
  • Instituto Nacional de Estadística. Alteraciones de los municipios en los Censos de población desde 1842. Madrid: Instituto Nacional de Estadística, 2019.
  • "La Tomatina." Ayuntamiento De Bunyol, 25 de septiembre de 2015.
  • Vives, Judith. "La Tomatina: guerra de tomates en Buñol". La Vanguardia Barcelona, ​​28 de agosto de 2018.